¿Cómo tener amor propio y autoestima? Técnicas, frases y mentores

¿Cómo tener amor propio y autoestima? Técnicas, frases y mentores

Aprende cómo elevar tu autoestima, a desarrollarla de forma saludable y cómo ayudar a alguien más a sentir confianza en sí mismo. ¡Mira todo el material y descúbrelo a profundidad!

La autoestima juega un papel muy importante en tu salud psicológica y emocional. Hoy conocerás cómo aplicar el conocimiento para ser más seguro de ti y sentirte mejor, aprenderás las causas de una baja autoestima y obtendrás material educativo de mentores que se especializan en el tema para que no dejes de aprender y para que este recorrido de amor propio sea mucho más fácil.

¿Cómo tener confianza?

Ya sea que consideres que tienes una baja autoestima o un nivel promedio, si buscas mejorarla de forma saludable, tienes que entender que es un proceso gradual y que está estrechamente relacionado con tus hábitos y tus creencias en general. El propósito es reconocer tu enorme valor, porque ya lo tienes, es solo que te has olvidado o algo te ha distraído. Vamos a revisar los fundamentos a continuación.

Diferencia entre autoestima – ego y casos

Nota que mencioné sobre mejorar de forma “saludable” tu autoestima, y esto se debe a que existe una gran diferencia entre subir tu autoestima y alimentar tu ego, aunque ambos encajen en el concepto de “aumentar la percepción de valor que tienes de ti mismo”. Es importante destacar esta desemejanza ya que si alimentas tu ego, solo alimentarás una percepción falsa y superficial de ti mismo, que comprometerá tu salud emocional.

El Ego es muy mencionado en disciplinas como un “yo falso” o una idea que tienes de ti mismo, que sin darte cuenta, depende de factores externos a ti y que lucha por probar su valor.

El Ego sólo existe en el futuro y en el pasado, la autoestima real es la única que existe en el presente, donde está el amor.

Una característica importante que te ayudará a distinguir de ambos es el factor de tiempo. Es decir, si el cambio fue inmediato, de la noche a la mañana. Por ejemplo, revisa el siguiente caso:

Caso 1: Apariencia

Sientes inseguridad contigo mismo(a) acerca de tu apariencia, no te sientes atractivo y por consecuencia, no te das valor con el resto de las cosas que te rodean, en otras palabras, esa inseguridad se contagia no solo a tu apariencia, sino también a tus relaciones, actitud diaria y motivación.

Solución: El desarrollo de tu autoestima en este caso puede mejorar alejándote de personas tóxicas y que te discriminan directa o indirectamente (por mínimo que sea), ya que permitir cualquier disminución de valor de personas externas te llevará a someterte a largo plazo y que, eventualmente, creas que ellos tienen razón. Seguido de esto, intenta acercarte a personas que le den más valor a otras virtudes más que solo a la apariencia, esto llevará tu atención a otras cosas buenas de ti mismo a las que no le prestabas atención antes por estar inseguro acerca que cómo luces. Reconocer el resto de bendiciones en ti te ayudará a que tomes actitud y motivación contigo mismo(a).

Trabajar tu autoestima se trata de potenciar el valor sobre las virtudes que ya posees, por otro lado, el ego solo busca corregir y cambiar aquello de lo que se siente inseguro. El ego cree que tiene que corregir algo en sí mismo, pero la autoestima solo crece cuando se nutren y alimentan las virtudes ya existentes en ti. El ego está desesperado por crear algo que no existe HOY, ignorando por completo todo lo bueno que ya está.

Caso 2: Presión social

Has entrado a trabajar/estudiar a una empresa/colegio de gran prestigio para la sociedad. Tus familiares y amigos te felicitan por haber logrado entrar en dicho lugar, pero al pasar el tiempo comienzas a tener problemas con tu pareja, amigos (e hijos, si aplica). Tu actitud ha cambiado, te has vuelto un poco amargado y estricto contigo y con los demás. Cualquier problema de autoestima está escondido o justificado detrás del hecho que estás en una prestigiosa empresa/escuela y de lo orgulloso que eso hace a tus relativos, que incluso envidia les das. Sin embargo, tus relaciones siguen empeorando.

Trasfondo: Aplicado igual a un entorno universitario y laboral donde la presión social influye en el concepto de valor que una persona tiene de sí misma. El problema aquí es que el valor social (externo) se ha puesto por encima del valor que te das, es decir, tiene mayor importancia lo que piensen de ti. Es tan inconsciente que, como cita el caso, no te das cuenta del resto de las cosas que te rodean porque toda tu atención está en tu desempeño académico/laboral y no te queda espacio para nada más, lo que te lleva a tener problemas en tus relaciones y a no darte tiempo para reflexionar lo que pasa con ellas. De nuevo ¿Cómo entra la autoestima en este caso? Simple, el valor que te das a ti mismo (y por lo tanto a los que amas) no es lo suficientemente grande como para evitar que otro valor (social, el que te dan otras personas) se ponga por encima y mande sobre tus prioridades, que hasta cierto punto, ha hecho que olvides el valor verdadero. El valor externo (Ego) somete bajo sus prioridades al valor real (autoestima).

Solución: En este caso la solución son los problemas en sí, ya que te encuentras en un estado de inconsciencia que te impide ver la raíz de la situación. El primer paso a la solución es darse cuenta, ya sea que alguien te haga despertar, un libro, frase o seminario o lo que sea que traiga a ti consciencia de que hay algo más allá del reconocimiento externo. Después de despertar es hora de empezar a regresar el valor a su lugar, a tu familia, pareja y a ti mismo. ¿Cómo elevar y mantener una autoestima saludable en un ambiente así? Estando consciente que es solo eso, un escenario, un escritorio, un título, un ascenso o lo que sea. Reconociendo que el verdadero valor ya está en ti y que no necesitas de reconocimiento externo que lo compruebe, que está en tu forma de ser con las personas que amas, que el valor real de tu ser no necesita nada, que es eterno.

No importa que seas alguien o seas nadie a los ojos de los demás, para ti mismo eres valioso y te valoras tanto que, por supuesto, lo que tú crees valioso es mucho más poderoso que lo que crean o no los demás. Tú eres el creador del amor en tu vida. Una vez sabiendo esto, no importa dónde estés, tu valor será el mismo porque así lo has declarado.

A veces la sociedad y la cultura que te rodea pueden hacerte creer que necesitas buscar o reclamar tu valor a través de procesos superficiales, sin embargo, ese valor nunca estuvo fuera de ti. Recuerda, el paso a una autoestima saludable esta en reconocer lo bueno que ya está en ti, y no en buscar lo que te hace falta. Empieza por lo bueno, una vez que lo reconozcas podrás empezar a trabajar con lo demás.

Aquello que se busca, se pierde. Ya que en el momento de zarpar a su búsqueda das por sentado que no lo tienes, y quizás no era necesario irse porque siempre estuvo ahí.

Creencias y costumbres

La cultura y las costumbres de tu entorno pueden influir positiva y negativamente en tu autoestima. Por eso es importante revisar las creencias que te han inculcado y ver cómo estas afectan al valor que te das. Llámalos creencias limitadoras o mapas mentales.

Un ejemplo claro es el machismo, que por décadas le ha quitado valor a las mujeres. Poco a poco ha sido mayor el despertar y la consciencia, sin embargo, aún hay creencias que afectan negativamente la percepción que tienes, algunos incluso se han hecho refranes populares. Revisemos algunas de estas:

  • Confundes humildad con abnegación. La verdadera humildad reconoce y acepta tanto las debilidades como las virtudes propias. No miente, no exagera y tampoco empequeñece.
  • Nada vale si no es con trabajo duro. No hay duda, trabajar duro a veces es necesario para lograr ciertas metas, no obstante, generalizar puede hacerte creer que las cosas sencillas u obtenidas con poco esfuerzo tienen poco valor, y no hay nada más alejado de la realidad. Sientes que si no te costó, no lo puedes valorar, esto es solo una forma de rechazar lo que la vida tiene para ti, incluso si es bueno.
  • La definición de éxito. La mayoría crece creyendo que el éxito está definido por el lugar en el que trabajas, el dinero que tienes, lo que sabes, el poder que tienes y lo bueno que otra gente pueda decir de ti. El problema es creer que es así para todos. A final de cuentas, tarde o temprano, te darás cuenta que quizás perseguiste un éxito genérico, el sueño de alguien más y no el tuyo. Vale la pena darse cuenta lo que significa el éxito para ti mismo.
  • Más vale malo conocido que bueno por conocer. Es decir, no tomar riesgos; que es preferible quedarse con algo incluso si no es un poco tóxico pero que ya conoces. La cautela que predica esta creencia puede llevarte a no tomar riesgos que traigan cambios significativos a tu vida, lecciones y experiencias.
  • Si quieres que las cosas se hagan bien las tienes que hacer tú mismo. Un dicho muy famoso y muy perjudicial para el hábito con tus relaciones. Puedes creer que esta forma de pensar es efectiva en tu lugar de trabajo o escuela, pero afectara directamente al resto de tus relaciones, esto te llevará la ayuda y el trabajo en equipo en otros ámbitos de tu vida.

La forma en la que haces las cosas pequeñas es como harás las cosas grandes.

Eres lo que practicas, así que practica lo bueno.

Consejos y recomendaciones:

  • Empieza por reconocer lo bueno que hay en ti.
  • Evita ambientes tóxicos que nublen la percepción positiva de ti mismo.
  • Frecuenta entornos donde nutras tus valores y tu amor propio.
  • Busca educación que te ayude a traer consciencia y despertar a tu vida.
  • Practica el reconocimiento de tu valor a diario.
  • Revisa tus creencias, identifica y modifica aquellas que afecten negativamente la forma en la que te ves a ti mismo.

Causas de una baja autoestima

Existen muchas situaciones que pueden afectar negativamente a tu autoestima, muchos de estos sucesos ocurren en tu infancia, alguno incluso ocurren en una edad mayor. Sin embargo, aunque estos eventos tengan un lugar en el pasado tienen el potencial de afectar la forma en la que te sientes, en la que piensas y en la que te relacionas.

Tal como pasa con las creencias, estos han sido implantados en tu pasado y el primer paso a superarlos es descubrirlos. En este caso se trata de hallar aquellos acontecimientos que sean la raíz de sentirte triste, inseguro, desconfiado, torpe, infame, etc.

No obstante, encontrarlos o identificarlos es solo la primera mitad del recorrido a rebasar el problema, la segunda parte consistirá en re-programarte, pero antes de continuar revisemos algunas causas o eventos del pasado que suelen afectar la autoestima de un individuo. Estos son algunos ejemplos:

  • Abuso psicológico/sexual a cualquier edad
  • Bullying y discriminación
  • Trastornos alimenticios relacionados a la apariencia física
  • Inhabilidades físicas causadas por un accidente o enfermedad
  • Presión social por cumplir ciertas expectativas
  • Pérdida de alguien cercano
  • Rechazo de un grupo en la escuela, trabajo o familia
  • Crecer sin padres
  • Adicciones y accidentes
  • Decepciones amorosas, rupturas, etc.

Cada uno posee un contexto extenso, lleno de teoría y casos sobre los que puedes repasar y estudiar.

Ahora, estos son solo ejemplos que, si bien ilustran el punto, no develan el (amplio) proceso a detalle de cómo se generó cierto(a) creencia/trauma/trastorno ya que toma un camino distinto para cada persona. Es decir, cada individuo llegara a una resolución y sanación por un trayecto único para fortalecer su autoestima.

Es por eso que es importante que tú como persona dispuesta a superar esto, uses toda la evidencia dentro de ti para desenmarañar la raíz de tus sentimientos, no es una tarea rápida pero ten por seguro que no tiene precio y la persona indicada para resolverla es la que estuvo ahí, tú. 

Si bien esta en tu poder el revisar los eventos de tu pasado para encontrar los patrones que marcaron la forma en la que te sientes y valoras, no es necesario que recorras este camino solo(a). Tú eres la chispa y nosotros (los que te rodean) somos la leña.

Acude con profesionales, edúcate, lee, acude a seminarios con la mente abierta y dispuesto(a) a sentirte de nuevo. Nadie puede dar el primer paso excepto tú, en algunos casos quizás des el segundo, pero el punto es que tu acción es decisiva para seguir adelante. Una vez que conozcas qué fue lo que detonó ese sentimiento de baja autoestima en ti, recurre a todo en el conocimiento psicológico, espiritual, socio-cultural y biológico para entender cómo se conecta y como está afectando tu presente.

Re-programa tus emociones

Una vez que conozcas el origen de tu sentir, es hora de re-programarlo. Esto significa que tomarás un hábito/creencia/costumbre que te hacía sentir de determinada manera y lo sustituirás por uno más saludable. Evita gastar tu energía en tratar de olvidar dicho acontecimiento, de borrarlo o de negarlo.

La vulnerabilidad es tu aliado honesto y leal, ya que será tu espejo para progresar en el proceso de sanación. Enfócate en las cosas que suman, que aportan beneficio a tu vida. Ya que pasarse la vida viendo qué desechar, qué no hacer, en corregir los defectos es un tiempo mal invertido.

 El dolor pudo haber sido inevitable, pero hay tanto amor aquí esperando para ti que seguir sufriendo por los malos tiempos es una pérdida de tiempo.

Así como un suceso pudo influir negativamente en tu forma de sentir, un evento puede HOY cambiarlo de forma positiva. Busca un entorno donde a cada paso y respiro que des, te llene de sentimientos positivos hacia ti mismo y hacia los demás. Si te encuentras en un ambiente que clasifiques como tóxico, se vale dejarlo. Sin embargo, también dale prioridad a incluir y construir un entorno que te nutra emocionalmente.

Algunas personas pueden encontrar este ambiente de sanación en grupos de lectura, de canto, religiosos; en sus reuniones con su terapeuta, en su visita a sus familiares, amigos, seminarios, etc. Una vez que encuentres un lugar adecuado haz el esfuerzo de permanecer en él. Así como priorizas tu salud financiera y/o académica, prioriza de la misma manera (o más) tu salud emocional.

El propósito es que se vuelva un hábito sentirte bien contigo mismo, sentirte a gusto con determinada situación. Así como fue un hábito el sentirme menospreciado (por ti o por otra persona) convierte en un hábito el sentirte valorado, amado y abundante.

Cómo ayudar a alguien con baja autoestima

En el caso de que estés buscando cómo apoyar a alguien que tenga un concepto negativo de sí mismo o baja autoestima, el primer paso es ser sutil y aplicar empatía con el propósito de entenderlo mejor.

¿Qué hacer y qué NO hacer?

Muchas veces lo primero que se tiende a hacer al querer ayudar a alguien es decirle cómo hacer las cosas. Sin embargo, decirle (e imponer) a alguien sobre cómo lidiar con sus problemas nunca ha sido una solución eficiente en la mayoría de los casos. Acercarte a él/ella a decirle que tiene un problema y que “debería” solucionarlo puede solo hacer que esa persona se aleje de ti.

Aquí también aplica la frase “Enfócate primero en las cosas buenas, antes que las malas“, esto quiere decir que para abordar el problema que tenga la persona que quieres ayudar, tendrás que ayudarle a fortalecer primero sus virtudes. Estos son algunos puntos positivos con los que puedes empezar:

  • Hazle ver oportunidades sobre situaciones distintas a su “problema”
  • Guiarlo hacia otro camino que le apasione lo suficiente como para que la mayor parte de su atención resida ahí, con el tiempo, será más fácil abordar su “problema” o cuestión relacionada a su autoestima.
  • Mostrarle su valor en otros aspectos, nuevas virtudes, habilidades, etc.

El propósito es crear valor positivo a través de nuevas raíces. Así el aporte a su vida será mayor que si únicamente tratas de corregir algo en su persona. Una vez que hayas aportado valor a su vida y emociones, esto genera confianza y refugio contigo, y a partir de este punto será más sencillo abordar sus problemas de autoestima.

Material educativo, libros, mecanismos y técnicas psicológicas

Ahora que estás dispuesto a desarrollar una autoestima saludable para ti, es importante que tengas un mentor con quién pueda repasar estos temas, recargar energía mental y emocional. Aquí te dejo mentores que se especializan en la inteligencia emocional, te incluyo una pequeña descripción sobre el enfoque que cada uno utiliza.

Espiritual

Wayne Dyer

Este autor y psicólogo ha escrito múltiples obras entorno al desarrollo personal. Abarca en la mayoría de sus temas la superación de problemas, entendimiento, amor y aceptación de los problemas propios, principalmente aquellos emocionales. Sus últimas obras se enfocan más en la espiritualidad y la conexión con la divinidad de cada uno. Aunque el contenido original esta en ingles, existe versiones dobladas y con subtítulos para que no te pierdas nada de él.

Esta es una película que cambiará tu perspectiva en muchos sentidos, es sin duda una maravillosa base que te ayudará a pasar al siguiente nivel en tu entendimiento emocional y espiritual.

Titulada: “El Cambio” (The Shift) por Wayne Dyer, basado en su libro titulado de la misma forma.

Versión audio-doblada de uno de sus discursos:

Amor y relaciones

Covadonga Perez Lozana:

Ella es una coach profesional y sus bases son en el amor, espiritualidad y relaciones. Tiene una gran cantidad de contenido para educarse enormemente. Se enfoca en mayor parte en Mujeres, en sus relaciones y su autoestima, también en un ámbito espiritual y con su Dios interior. Aunque el conocimiento que comparte es tan útil y altamente educativo tanto para hombre como para mujeres.

Christian Cruz:

El tiene un enfoque más práctico, en el ámbito de las relaciones y la conquista. Su contenido está enfocado en Hombres y tienen una filosofía saludable en lo que respecta a la autoestima y las relaciones.

Ayúdate a ti, ayudando a los demás

Mi dolor desapareció cuando la pregunta pasó de ser “¿Cómo me ayudo?” a la pregunta “¿Cómo lo/la ayudo?”.

Esta es una frase que Daniel Habif recita en su plática TEDx en la ciudad de Puebla, México. Hablando de las creencias, de su historia y de su forma de pensar.

Las cosas se superan mejor cuando lo hacemos juntos. Empezar por ayudarte a ti mismo servirá, pero no será tan potente y efectivo si empiezas por ayudar a los demás, cuando empiezas por darle amor a los demás, el amor otra vez nace en ti.

Rodéate de amor y con esto me refiero a que también te conviertas en amor. Tu sanación, el aumentar la seguridad en ti mismo siempre va a ser posible si se trata no solo de ti, sino también de los demás. No de aquellos que detestas, no generalices, que hay millones de personas dispuestas a amarte por quién eres y sin nada a cambio.

Así que recuerda esto si quieres subir tu autoestima. Identifica la raíz del sentimiento, sitúate en un lugar adecuado y nutritivo. Una vez que estés ahí comparte y recibe el amor. La sanación es posible cuando ocurre para todos, no solo para ti y no solo otros. El amor no excluye, el amor propio y el amor a los demás al final de cuentas, se convierten en la misma energía. ¡Bienvenida(o) al amor!

¡Si te sirvió el artículo compártelo con tus amigos!

Summary
Author Rating
1star1star1star1star1star
Aggregate Rating
5 based on 2 votes

Leave a Comment